La sostenibilidad y su importancia: desarrollo, concepto y futuro

En el pasado, fueron los movimientos estudiantiles los que hicieron tambalear el viejo orden con tormenta e ímpetu. Actualmente, los jóvenes, pero también los mayores, salen a la calle para llamar la atención sobre el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la distribución desigual de los bienes y los alimentos. Hay muchas discusiones diferentes dentro de la sociedad. Un punto destaca especialmente: la sostenibilidad.

La sostenibilidad y la conciencia medioambiental también son cada vez más importantes para empresas como la nuestra. Muchas empresas se basan en el modelo del triple resultado y en estrategias avanzadas de sostenibilidad. Pero, ¿cómo surgió el concepto de sostenibilidad y qué abarca exactamente? Este artículo aborda esta cuestión y también le explica el modelo del triple resultado. 

¿Cómo era en realidad antiguamente? La historia de la sostenibilidad

¿Desde cuándo es importante la sostenibilidad para las personas? Para entender la evolución, merece la pena echar un vistazo al pasado: ya en 1713, el jefe minero Carl von Carlowitz utilizó el término sostenibilidad para llamar la atención sobre la escasez de madera que se estaba produciendo en varias regiones. Por lo tanto, fue un pionero absoluto en este campo.

Actualmente, el término sostenibilidad ya está firmemente anclado en la ciencia y mantiene en vilo a todo el mundo. Con la fundación de la ciencia de la sostenibilidad como subcampo de la investigación socioecológica en 2001, así como con la «Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible» adoptada en la Asamblea General de la ONU en 2015, se establecieron los objetivos para el desarrollo sostenible. Está creciendo una nueva conciencia por el medioambiente. A ello ha contribuido, en especial, el movimiento de los FRIDAYS FOR FUTURE (Viernes por el Futuro).

Si se busca una definición del término sostenibilidad, se puede echar un vistazo al Informe Brundtland, publicado en 1987. En él se establece que as vidas de las generaciones futuras no deben ser peores en ningún ámbito de la vida que las de la generación actual.

Sobre la base de este bonito principio rector del Informe Brundtland, han surgido tres estrategias para perseguirlo:

  • Suficiencia en el consumo
     
  • Uso eficiente de los recursos
     
  • Energía y consistencia en el reciclaje de los recursos 

En el pasado se ha utilizado el modelo del «triple resultado».

El triple resultado de la sostenibilidad tiene tres dimensiones: la ecológica, la económica y la social.

El «modelo del triple resultado» se discutió internacionalmente en la Cumbre de la Tierra de Johannesburgo (Sudáfrica) en 2002. Desde entonces, ha proporcionado un referente y ha servido de directriz sobre la sostenibilidad y su cumplimiento. Sobre la base de la Cumbre de la Tierra, se adoptaron tratados en numerosos países comprometidos con el triple resultado, también en Alemania. El objetivo principal del modelo del triple resultado es armonizar los desarrollos sociales, económicos y ecológicos, y actuar así de manera más sostenible.

Las tres dimensiones de la sostenibilidad

Dimensión n.° 1: la ecológica

 
La ecología es la ciencia que estudia las interacciones entre los seres vivos y su entorno. Por lo tanto, es una rama de la biología y trata la supervivencia de los organismos vivos en su entorno. Por supuesto, esto también puede aplicarse a las personas. Estas ejercen una gran influencia en el medioambiente y los recursos disponibles en el mismo. 
  
El objetivo de la sostenibilidad ecológica es la conservación de los recursos y el uso consciente de las reservas disponibles, como, por ejemplo, la madera. Pero la preservación de diversas especies y organismos también es un objetivo, así como la reducción de las emisiones de CO₂, de los contaminantes y de las sustancias peligrosas para la salud.
  
#### Dimensión n.° 2: la social
Veamos ahora la segunda dimensión. Como ya sabemos, los humanos somos animales gregarios. Por lo tanto, sobrevivimos mejor en grupos que persiguen lo mismo en el fondo. Esto no significa que los miembros de nuestro grupo no puedan ser completamente diferentes: por ejemplo, en lo que respecta a los valores, al estilo de vida o a la mentalidad.   
  
Al fin y al cabo, todos estamos socializados de manera diferente. Nuestro comportamiento social correspondiente es un fenómeno psicológico, cultural y, en parte, innato. Aquí, la educación desde la infancia juega un papel decisivo. También deberíamos ser capaces de disfrutar de estas diferencias y, aun así, sobrevivir bien.   
  
Los derechos humanos adoptados por las Naciones Unidas en 1948 se basan precisamente en esto. Los derechos humanos tratan, entre otros, la sostenibilidad social. El mensaje central en ellos: la dignidad humana es intocable. Además de una remuneración justa, el bien común de la sociedad está en primer plano. Esto incluye el fomento de la formación básica y continua. La coacción, la explotación y el trabajo infantil no pueden conciliarse con la sostenibilidad social.

####Dimensión n.° 3: la económica

La última dimensión del modelo del triple resultado es la economía. Su objetivo es investigar los valores de los productos, los servicios y el transporte de mercancías. Aquí se distingue entre economía política y administración de empresas. Como estado real actual, la economía actual siempre se compara con la economía normativa, es decir, como debería ser. Por lo tanto, los estudios económicos de la sociedad dependen en gran medida de las condiciones respectivas del entorno. El motivo es que se incluyen estadísticas sobre delincuencia, educación, familia, derecho, etc.  
 
### El modelo del triple resultado resumido
El modelo del triple resultado proporciona una directriz tanto para las empresas como para el Estado. Así se puede lograr una mayor sostenibilidad, también en las empresas. En esto, es importante considerar las tres dimensiones del mismo modo y no dar preferencia a la dimensión ecológica, a la social o a la económica por encima de las demás.

Críticas al modelo del triple resultado

«Teje tus pensamientos en una tela colorida que te haga sentir bien y dé calor a los demás» es una bendición irlandesa. Las diferencias culturales, así como la competencia interpersonal, contrastan con un concepto perseguido de sostenibilidad. A todo el mundo le gusta verse al frente y esto no es algo que se pueda entrenar simplemente de la noche a la mañana.

En el comportamiento competitivo, se distingue entre competencia intraespecífica e interespecífica. Mientras que las relaciones interpersonales dependen en gran medida del éxito social y, por ejemplo, se han incorporado a la distribución de alimentos ya desde temprano, los animales y las plantas compiten con el esfuerzo humano de asentamiento y colonización.

Así, el modelo del triple resultado está cada vez más considerado un motivo rector para una estrategia de sostenibilidad. No obstante, a menudo se observa que las empresas hablan mucho de estrategias verdes y ponen muy poco en práctica. Sin embargo, los seres humanos dependemos de la naturaleza, por lo que, sobre todo, las grandes empresas, tienen la responsabilidad de rendirle homenaje.

Al mismo tiempo, la dependencia del ser humano de los recursos se debe a que no existe un equilibrio entre el crecimiento de los recursos y el de la población. La naturaleza se regula a sí misma y, en lo que a esto respecta, es muy superior a las personas.

Por lo tanto, el alcance de las materias primas y su demanda ya no coinciden. En consecuencia, debería criticarse que las tres dimensiones solo sean iguales en la teoría; el hecho es que la economía se ha visto fuertemente favorecida, especialmente en el pasado. 

La pirámide de Maslow

Dado que ciertos aspectos del modelo del triple resultado difícilmente pueden realizarse para la sostenibilidad, la cultura pasa al centro de los posibles elementos de reflexión. El psicólogo Abraham Maslow desarrolló en su momento la jerarquía de las necesidades humanas (también conocida como la pirámide de Maslow) para explicar las necesidades de las personas. Esta pirámide también puede utilizarse en el contexto de la sostenibilidad. El objetivo de la pirámide de Maslow es incluir las necesidades de cada individuo en las posibilidades de soluciones sostenibles.

Por lo tanto, cada persona tiene el impulso de satisfacer primero sus necesidades básicas. A partir de ahí, las necesidades de seguridad, las necesidades sociales, las necesidades individuales y la búsqueda de la autorrealización se suceden en una pirámide.

Si no somos conscientes de nuestras necesidades, podemos malinterpretarlas. Por ejemplo, nuestro deseo de consumir se debe a menudo a querer llenar vacíos sociales a nivel psicológico o a aspirar a un mayor reconocimiento. Por lo tanto, un sano cuestionamiento de las necesidades privadas y empresariales contribuye así a una mayor sostenibilidad. Así, podemos hacer algo bueno por el medioambiente al examinar más de cerca nuestras necesidades (empresariales).

Apoyar el medioambiente con un comportamiento de compra correcto

También puede proteger el medioambiente con sus compras. Las empresas que, como nosotros, dan importancia al tema de la sostenibilidad, contribuyen en gran medida en el camino hacia una huella de carbono cero. A la hora de comprar, puede prestar atención en qué medida dan también importancia otras empresas al medioambiente. A continuación, encontrará algunos consejos que puede utilizar para comprobar si una empresa actúa de manera sostenible:

  • Busque sellos y etiquetas de confianza; lo orgánico y el comercio justo no significan necesariamente que los productos sean sostenibles. 

  • Las características poco importantes del producto suelen destacarse positivamente. Por ejemplo, en la UE, está prohibido fabricar biberones que contengan BPA, pero muchas empresas anuncian que no lo utilizan.

  • En el caso de las empresas que se autodenominan como sostenibles, debe fijarse bien y prestar atención a los sellos o certificaciones. 

  • Mantenga un escepticismo sano y cuestione los productos y la empresa. Si tiene alguna duda, puede ponerse en contacto con el servicio de atención al cliente de la empresa en cuestión y preguntar de manera más precisa y protegerse así de las compras perjudiciales para el clima.

La sostenibilidad es una gran palabra que se discute acaloradamente en el debate público. No obstante, cada individuo puede contribuir al medioambiente, no solo comprando de manera sostenible, sino también, por ejemplo, separando correctamente los residuos o consumiendo de manera sostenible.

ESTO PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN

El proceso se está cargando
Por favor, espere...